6 octubre, 2022

EL EX FUTBOLISTA DE RIVER NEGÓ LOS CARGOS EN SU CONTRA Y DIJO QUE PADECE ESQUIZOFRENIA

Ezequiel Cirigliano, el exjugador de River y del seleccionado juvenil argentino detenido este lunes con un arma de fuego en la localidad bonaerense de Caseros, quedó imputado de tres delitos, entre ellos «tentativa de robo calificado», luego de ser indagado este martes por un fiscal ante quien negó los cargos y le dijo que padecía «esquizofrenia», informaron fuentes judiciales.

En tanto, el abogado y un primo del exvolante central de River también se refirieron a la salud mental del exfutbolista, al asegurar que no había ido a cometer ningún robo y manifestar su «temor» porque el hecho de que estuviera armado estuviese relacionado a que quisiera hacerse daño a sí mismo debido -señalaron- a una «gran depresión» que atraviesa desde que no pudo regresar al club de Núñez.

Cirigliano (30) fue trasladado por la mañana a los tribunales de San Martín y por la tarde fue indagado por el al fiscal de la causa, Favio Cardigonde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del mencionado departamento judicial.

El representante del Ministerio Público lo imputó finalmente como autor de los delitos de «tentativa de robo calificado por el uso de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y violación de domicilio».

Se trata de delitos que no permiten la excarcelación, por lo que el fiscal Cardigonde pidió la conversión de la aprehensión en detención formal, según confiaron las fuentes consultadas.

Uno de los voceros judiciales indicó que durante su indagatoria, y asesorado por su defensa particular, el futbolista «se negó a responder preguntas, sólo negó el hecho y dijo que tiene un diagnóstico por esquizofrenia con medicación que dejó de tomar debido a su profesión».

Los informantes indicaron que el fiscal decidió sumar la imputación por «tentativa de robo» luego de que, según el sumario policial, a Cirigliano lo vieron armado en el patio trasero de una vivienda, donde también escucharon el picaporte de la puerta del lavadero que alguien intentaba abrir desde afuera.

Otro dato aportado por las fuentes es que la pistola Browning calibre 9 milímetros que le secuestraron tenía numeración y el escudo de la Policía Federal Argentina, por lo que Cardigonde iba a enviar un oficio a esa fuerza de seguridad federal para ver si se trata de un arma extraviada, robada o de algún efectivo en actividad.

El abogado Guillermo Vega y Claudio, defensor particular y primo respectivamente del ex volante central «millonario», formularon esta mañana declaraciones a la prensa en la puerta de los tribunales, donde explicaron que Cirigliano no es un delincuente y expresaron su preocupación porque atraviesa un pozo depresivo desde que no pudo volver a jugar en River.

Respecto a la causa, Vega dijo: «Sabemos que hay una tenencia de arma», pero el abogado subrayó que Cirigliano «no salió con un arma a ocasionar algún delito ni a poner en riesgo a terceros».

«No hubo ningún intento de robo, ni ninguna violación de domicilio. Eso lo vamos a probar. Tampoco sabemos si hubo un disparo, o si hubo uno ocasional. El temor nuestro es si había algún peligro para él», comentó.

«Nuestro asistido viene padeciendo problemas psicológicos desde 2015, con una angustia y depresión muy grande a partir de su partida de River Plate. Todo esto fue ocasionando que él entre en estados de pánico, de angustia», señaló Vega.

El letrado indicó que si bien en la actualidad «no estaba en tratamiento», sí lo había estado e incluso «había sido medicado» porque «estaba sufriendo una gran depresión».

«Vamos a poner nuestros peritos de parte psicólogos y psiquiatras, para dar luz a todo esto que está sucediendo», concluyó Vega.

Por su parte, Claudio, un primo de Cirigliano, ratificó que la depresión del exmediocampista está ligada a su partida del club de Núñez.

«El problema de él nace de un desarraigo del club que lo formó, que lo levantó y lo puso como capitán, como estrella, como figura a futuro y, de repente, las respuestas, los malos tratos, la no contención, hizo que él cayera en un pozo depresivo», dijo el familiar.

«No es fácil para un chico de 20 o 21 años estar en una situación donde todos te alaban, sos un ídolo y, de repente, sos la peor persona del planeta», agregó.

Claudio además aseguró que en la casa de sus tíos, es decir la de los padres del exfutbolista, «jamás» vio un arma ni ningún acto de violencia en la familia

Cuando le preguntaron si temen que Cirigliano atente contra sí mismo, el primo respondió: «Es lo que tenemos miedo porque hace tiempo que viene teniendo estos altibajos, tratamos de contenerlo, de acompañarlo pero nos fuimos dando cuenta que tuvo cosas de gente que no está en sus cabales, como salir a trotar y correr durante ocho horas seguidas».

La detención de Cirigliano se dio este lunes a la madrugada en la calle Olavarría al 3.800 de Caseros, partido de Tres de Febrero, donde un vecino llamó al 911 para denunciar que había visto a un sospechoso armado frente a su casa y que luego escuchó una detonación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.