1 julio, 2022

TRABAJAN SOBRE EL RÍO LIMAY PARA MEJORAR LAS FUENTES DE ABASTECIMIENTO DE AGUA

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), dependiente de la secretaría General y de Servicios Públicos, en forma conjunta con la subsecretaría de Recursos Hídricos, llevan adelante un operativo de reencauzamiento del río Limay procurando garantizar los caudales sobre los sistemas de bombeo ubicados a la vera del mismo.

En las oficinas de la subsecretaría, se reunieron esta mañana el presidente del EPAS, Martín Herrera; el subsecretario de Recursos Hídricos, Horacio Carvalho; el gerente general Servicio Neuquén, Esteban Rodríguez; el gerente general Servicios del Interior, Juan Vassallo, además de los cuadros técnicos de ambas áreas, con el objetivo de definir el plan de acción a ejecutar en conjunto ante este preocupante escenario.

Las cuencas de los ríos en la región están sufriendo bajantes pronunciadas debido a las pocas precipitaciones reinantes en la zona. A partir de esta situación, el gobernador Omar Gutiérrez declaró la Emergencia Hídrica, Social y Productiva por Decreto-2021-1379-E-NEU-GPN.

Esta sanción permite agilizar cuestiones administrativas indispensables para poder resolver situaciones en forma urgente. En este momento se están ejecutando tareas en conjunto para intervenir el río, y garantizar los caudales mínimos que permitan que los sistemas de bombeo puedan estar operativos las 24 horas.

Como primera medida se llevará a cabo una prolongación del espigón que está ubicado sobre el río Limay, que permitirá un mayor ingreso de caudal sobre el brazo auxiliar que se extiende por la ribera de los clubes. Con estos trabajos se estima que los caudales crecerán sobre la margen del río, donde están ubicados los sistemas de bombeo ubicados en la calle Río Negro.

En segundo lugar, se realizarán acciones de reencauzamiento del Limay a la altura de la Isla Verde con el objetivo de aumentar los niveles a la altura del balneario Sandra Canale, para mejorar sustancialmente las posibilidades de bombear agua en los sistemas ubicados en la calle Leguizamón.

Actualmente parte de la zona sur y este de la ciudad, que es alimentada por desde el río, está siendo afectada con baja presión en el suministro domiciliario debido a que resulta muy dificultoso sostener los niveles de producción, por lo cual las cisternas que dominan las zonas antes aludidas disponen reservas mínimas en el nivel de agua potable.

Es importante destacar que mientras esta situación perdure, sólo estará afectada el 25 por ciento de la ciudad de Neuquén, que es alimentada desde estos sistemas de bombeo. El resto de la capital es abastecida desde Sistema Mari Menuco, que no registra ningún inconveniente, por lo tanto, el servicio se presta con normalidad.

Frente a esta situación, se solicita a los vecinos hacer un uso responsable del servicio, evitando el lavado de vehículos, el riego de veredas, el uso de lavarropas lo mínimo e indispensable cuando la carga esté completa. Ante cualquier inconveniente, se recomienda comunicarse con el teléfono de reclamos del EPAS que es el 0800-222427.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.